RAQUETAS DE NIEVE

Durante el invierno nuestras queridas montañas se tiñen de blanco, iluminando el horizonte y mostrando su faceta más inaccesible. A no ser que nos equipemos correctamente para seguir recorriéndolas.

La mejor forma de visitar el Pirineo en invierno es calzándonos unas raquetas de nieve, estos artilugios nos permiten caminar por los bosques, caminos y lomas de forma cómoda, segura y divertida. Como siempre añadiendo a la actividad nuestro plus educativo.